Traer gasolina en garrafones para agua riesgoso para la salud: COEPRISS

   HuachicolerCuliacán, Sinaloa.- La Secretaría de Salud, a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa (COEPRISS), exhorta a la población a no utilizar garrafones

o cualquier otro bidón para agua en la compra de gasolina pues representa un riesgo para la salud por los residuos de hidrocarburos que pueden entrar al organismo si se reutiliza el envase para su propósito original, como recipiente destinado a contener agua para consumo humano.

 El titular de COEPRISS, Jorge Alan Urbina Vidales, advirtió que existe un grave riesgo para la salud si estos garrafones contaminados son usados nuevamente para adquirir agua purificada, aunque éstos se laven, ya que estuvieron en contacto con químicos abrasivos que impregnan el plástico y son dañinos para el organismo.

 “Si la persona ingiere estos residuos tóxicos puede sufrir graves daños a su salud como pérdida de olfato o de la visión (desprendimiento de retina y ceguera); ardor y enrojecimiento en los ojos; sordera, diarrea, vómito recurrente, perforación de esófago e incluso cáncer en combinación con los rayos del sol”, señaló.

  El funcionario sanitario agregó que además el acopio y transporte de gasolina en recipientes inadecuados, como los garrafones, representa también un peligro ya que puede inclusive generar un accidente incendiario de consecuencias fatales o patrimoniales ya que se trata de un material inflamable y peligroso cuyo manejo requiere estrictas medidas de seguridad.

  Urbina Vidales recomendó surtir directamente en el auto o utilizar, solamente en casos que se requiera, recipientes diseñados especialmente para el transporte de combustibles.

 Precisó que por norma sanitaria las empresas purificadoras de agua deben rechazar cualquier garrafón que tenga olor a gasolina, thinner, alcohol, diversos solventes o alguna otra sustancia ajena al agua.

 “Se debe evitar toda contaminación posible y asegurar la inocuidad del agua purificada, el líquido debe ser incoloro, inodoro e insípido”, dijo.

  El comisionado advirtió que al utilizar el garrafón con gasolina o cualquier otra sustancia el recipiente representa un riesgo para la salud, queda inutilizable y debe ser destruido pues representa un riesgo para la población.